Claves para un rebranding adecuado

Gracias a nuestra experiencia descubrimos factores fundamentales para hacer un buen rebranding

En nuestra dilatada experiencia en Cactus Seny Gràfic nos hemos dado cuenta que durante el proceso de rebranding de una empresa o negocio resulta fundamental tener diversos factores en cuenta.

Un rebranding desorganizado puede derivar a grandes problemas a corto y largo plazo, mientras que un rebranding controlado, siguiendo unas pautas y claves, nos asegura conseguir nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo. Lo que viene a ser un éxito, vaya.

Qué es el rebranding?

El rebranding es el proceso de evolución o modificación del logotipo de una empresa. Generalmente, no suele implicar unos cambios muy drásticos, aunque depende del caso en cuestión. Pero ¿Por qué cambiar el logotipo de tu empresa? La mayoría de marcas evolucionan con el paso del tiempo y sus logos van adaptándose ligeramente a las corrientes comunicativas de cada época. Si seguimos la trayectoria de grandes marcas veremos como sus logotipos han ido evolucionando constantemente.

Claves para un re-branding adecuado

Pero no solo el logotipo

Efectivamente, no solo se rediseña el logotipo, sino generalmente un rebranding va acompañado de un cambio corporativo en cuanto a las tipografías, formas comunicativas, texturas, colores, degradados, iconografía… Todo dependerá de cuan profundo queremos que sea el cambio, del origen y del destino.

Y, aunque generalmente todas las marcas suelen estar ‘vivas’ gráficamente (es decir, van incorporando elementos a base de crear campañas, novedades online o en redes, etc.), podemos afirmar que tras la pandemia del COVID-19, muchas empresas han visto en sus carnes las necesidades de un rebranding.

Cómo saber si tu empresa necesita un rebranding

La era de la digitalización, la comunicación online y las redes sociales lleva a las empresas, de manera inevitable, a adaptarse a nuevas vías comunicativas. Es entonces cuando nos podemos cuestionar si realmente una empresa o marca necesita un rebranding. Planteémonos algunas preguntas:

  • No es lo mismo el marketing tradicional que el digital, ¿Tiene tu marca los recursos necesarios para una correcta comunicación online? Por ejemplo, una tipografía que funcione bien para lectura en pantalla, unos colores RGB que puedan llamar la atención, una iconografía personalizada…
  • ¿Está adaptada la comunicación de tu empresa al entorno online? Vemos, cada vez más, que las reuniones presenciales se sustituyen por videollamadas, y en algunos casos este hecho nos puede perjudicar. ¿Dispone tu marca de presentaciones, una web o un porfolio online?
  • En un entorno online la competencia está mucho más cerca, y las comparaciones pueden ser más evidentes. ¿Tu empresa está a la altura de tus competidores? Elementos como que tu web cargue más rápido, o sea más fácil encontrar los productos y/o servicios, puede ser crucial para decantar la balanza y conseguir clientes nuevos.
  • ¿Tus clientes te perciben como una empresa ágil y transparente? Y nos referimos a una empresa que solucione los problemas rápido, que transmita confianza y seguridad, que aporte de forma libre información sobre sus productos o servicios a clientes y no tan clientes.

Si algunos de esos problemas te suenan, es que posiblemente tengas que replantear darle un lavado de cara a tu empresa. Un buen rebranding te puede ayudar a mejorar todos esos aspectos.

Claves para un re-branding

Tras toda la experiencia que estos 15 años nos ha aportado, podemos concluir que se requieren tres factores fundamentales para asegurar que un rebranding se convierta en un proyecto de éxito o no.

→ Tener claros los objetivos que se quieren conseguir que el rebranding, y que éste sirva para algo más que un simple cambio estético, se requiere fijar ciertos objetivos. Algunos de ellos puede ser tratar de captar a un público diferente, darse a conocer en otros ámbitos, reforzar unos valores o incluso, replantear valores nuevos. Se puede mejorar la confianza y la fidelización del cliente final.

→ Contar con partners experimentados y que sean capaces de entender tus necesidades y materializarlas en hechos reales, consiguiendo guiarte durante todo el proceso para ofrecerte un mejor servicio.

→ Estar dispuesto a cambiar: muchos negocios que optan por un rebranding siguen teniendo una mentalidad de antiguo paradigma. ¡Hay que romper las barreras y no tener miedo al cambio y a mejorar!

Con esos tres factores se puede revolucionar la imagen de negocios y marcas al completo, llevando cualquier empresa a un nivel superior. En Cactus Seny Gràfic llevamos más de 15 años dedicándonos al branding, ¿Y tú? ¿Estás dispuesto a realizar el cambio?