Adiós al navegador Internet Explorer

Después de 25 años en activo, decimos adiós a Internet Explorer y hacemos un repaso por los navegadores más usados.

Tras 25 años de actividad, Microsoft retirará su emblemático navegador para sustituirlo por Microsoft Edge, su versión más moderna y segura según la compañía. Nuestro querido Internet Exporer (IE), lanzado en 1995 en el Windows 95, y que fue el navegador más utilizado desde finales de 1998 hasta finales del 2012, nos deja para no volver.

Qué es un navegador web

Lo tenemos tan interiorizado que ni somos conscientes. Un navegador web es un software que nos permite visualizar páginas web, interpretar sus estilos (tipografía, colores, disposición de los elementos…) y ejecutar código en local (habitualmente Javascript). Puede que no lo sepas, pero si en una web encuentras un slider o carrousel, es tu navegador el que se encarga de que ese módulo funcione, ya que son módulos que suelen usar Javascript (lenguaje de programación ejecutado en local) para su funcionamiento.

Javascript tiene grandes ventajas, y es que es el ordenador del visitante quien se encarga de ejecutar el contenido. Es por ello que muchos lenguajes de programación modernos como Angular, Vue o React se basan en Javascript (de hecho los podemos considerar librerías de Javascript). Navegadores anticuados y lentos como Internet Explorer lo pasan muy mal tratando de cargar este tipo de páginas.

Historia de los navegadores web

Internet Explorer ha reinado durante muchos años en nuestros ordenadores. Las estadísticas nos dicen que fue el navegador más utilizado desde finales de 1998 hasta finales del 2012. Tan solo Google Chrome ha sido capaz de pelear contra él y desbancarlo. En este interesante vídeo subido por Capitan Gizmo podemos ver la evolución de los navegadores a lo largo del tiempo. Podemos ver hoy cómo, hoy en día, Google Chrome es el absoluto rey de los navegadores, seguido de lejos por Mozilla Firefox y Safari de Mac.

Una buena noticia para los desarrolladores

La verdad es que Internet Explorer siempre ha sido un navegador difícil para los desarrolladores web. Mientras la inmensa mayoría de navegadores reconocían scripts y estilos algo más complejos. Internet Explorer ha destacado por lo contrario, dificultando así el trabajo de todos los desarrolladores.

Tipografías especiales, degradados de colores, la necesidad de resetear css… Son tantos aspectos técnicos que a veces abruma. Hacer versiones especiales, parches y programación ad hoc para IE era algo habitual (práctica conocida como crossbrowsing). Es por eso que los desarrolladores lo dieron por perdido y la comunidad dejó de dar un soporte activo.

Desde Cactus nos despedimos de Internet Explorer recordando el gran aporte que ha supuesto para el mundo, pero, francamente, también algo aliviados de no tener que lidiar con él. ¡Muchas gracias IE!